Círculos de Mujeres

¿Qué ocurre en un Círculo de Mujeres?

A lo largo de la historia de la humanidad y en nuestro día a día, mujeres del planeta se unen para compartir experiencias, revelar la sagrada sabiduría femenina y conectarse con la naturaleza, entre otra infinitud de fines.

Partiendo de la base de que cada ser humano es absolutamente único e irrepetible, cada mujer facilitadora de círculos desarrollará un trabajo diferente.

En mi caso, lo que te ofrezco está amorosamente tejido a todo aquello que me ha ayudado en mi camino de crecimiento. Por ejemplo, mis espacios están siempre bendecidos con la música y puede que acudas a otro círculo donde no haya música ni movimiento. ¡Viva la diversidad!

Mujeres en el bosque de Soronells. Intensivo Mujer Consciente 2019

Si acudes a un Círculo conmigo te encontrarás:

  • La creación de un espacio sagrado
  • Conexión desde una mirada sin juicio y la apertura de corazón
  • Círculo de palabra donde toda mujer aporta cuanto tiene para dar y unas somos reflejos de otras
  • Aprendizaje, comprensión y luz a tus procesos en femenino
  • Propuestas de conexión a través de la música y la danza
  • Honra, espacio y acogida a lo femenino
  • Meditación en movimiento
  • Música
  • Silencio

¿A qué nos referimos cuando hablamos del femenino?

Habitualmente hacemos la conexión femenino=mujer y masculino=hombre, y esto no es del todo así, ya que la energía masculina está tanto en hombre como en mujer, al igual que la energía femenina. Estoy segura que conoces la teoría de los eternos complementarios Yin y Yang, del taoísmo. A mí me ayuda mucho ver gráficamente en este diagrama cómo se integra esta dualidad complementaria. Complementario procede del latín, y significa “lo que se agrega para completar algo”. Así, femenino y masculino se completan en una misma unidad.

Etimológicamente hablando, “Yin” significa  “el lado de la montaña que da a la sombra”, y el significado literal de Yang es “el lado que da al sol”.  El Yang es el Sol, es masculino, está orientado a una meta, proporciona dirección y acción. El Yin es la Luna, es receptivo, femenino, abraza el proceso. Un paso más allá de poder ver este Yin es hablar de Feminidad Consciente. Carmen Hernández Rosety, creadora de Mujer Consciente comparte un vídeo de muy alto valor que te recomiendo en el siguiente enlace para abrirte a esta información.

¿Para qué un espacio único de mujeres?

Esto es exactamente lo que me pregunté la primera vez que leí acerca de una mujer que ofrecía espacios únicamente en femenino. Te reconozco que mi primer juicio fue negativo, no entendía nada. Claro que yo, cada día que pasa y crezco un poquito, menos caso hago a mi juicio y más valor le doy a mi intuición. Lo escucho (imposible no hacerlo con lo fuerte que habla) y le digo algo así como «muchas gracias, juicio, si me disculpas me voy a experimentar un ratito… ¡hasta después!».

Así que la siguiente vez que me encontré una propuesta similar traté de contestar la pregunta de nuevo. ¿Para qué un espacio único de mujeres? Acostumbrada a los grupos de crecimiento personal y formación mixtos, comencé a imaginarlos únicamente entre mis iguales. Me empezaron a venir imágenes que me inspiraban seguridad, calma y suavidad. Y me di cuenta que no me estaba viviendo entre mujeres con la conciencia, intimidad y pureza que anhelaba. Además en cierta forma carecía de una tribu femenina con la que sostenerme, celebrar, ser apoyo, cantar y bailar.

Mi punto de inflexión fue tomar una decisión. Somos creadoras de nuestra vida a través de las elecciones y la toma de decisiones. En mi caso, de la mano de un terapeuta vasco al que recuerdo siempre absoluta gratitud, una mañana corrí a toda velocidad por un camino de monte con los ojos vendados gritando «¡por la intimidad en mis relaciones!» mientras visualizaba espacios con mujeres donde dejarme ser, sin nada que esconder. Este ha sido uno de los actos psicomágicos que recuerdo con más poder en mi vida posterior, y lo tomo como la llave que abrió la puerta a relaciones nutritivas y equilibradas con las mujeres que tenía en mi vida y le abrió la puerta también a muchas mujeres más, hasta el punto en que hoy estoy ofreciéndote espacios entre nosotras para favorecer que también puedas sanar lo que necesites y que desde un cuerpo, corazón, mente y alma libres nos celebremos en círculo.

¿Y el tuyo? ¿Cúal es tu para qué?

El símbolo del grupo es el círculo: hasta en el lenguaje de signos se le representa formando una O con los dedos. El círculo es a su vez símbolo de lo femenino y se asocia con la madre. El atributo más universal que nos define a los humanos es la muerte. El segundo es la fraternidad. Por eso el círculo es la línea ininterrumpida, sin principio ni final, sin jerarquía. El círculo es la imagen del microcosmos, del mundo, de los «otros como yo». El grupo es el espacio privilegiado de la experimentación social.

                                                                                                                                        Francisco Peñarrubia.